El 7 de enero fue un día muy especial porque pudimos compartir con los chicos de la “Casa San Francisco”, en Cuajimalpa, una rosca de reyes; también jugamos una “cascarita de soccer”, rompimos piñatas y entregamos obsequios a cada uno.
La entrega de los regalos fue un momento muy emotivo, cada niño dijo un deseo para “su hermano” dentro de la casa.
Esto es parte de lo que sucedió en dicho evento.
Gracias a todos los que se sumaron e hicieron esto posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *