Una de las festividades más importantes y de mucha tradición en México es la navidad, festividad en la que todas las familias se reúnen para poder compartir momentos y celebrar en familia. Este 23 de diciembre del 2018, llegamos a la comunidad Piequexhimo, Villa del Carbón, Estado de México en esta para poder celebrar la navidad en compañía de todas las familias que viven ahí. Días anteriores al 23 de diciembre hicimos las comprar navideñas, mismas que incluían todos los insumos para preparar la cena y poder alimentar a los voluntarios durante el 23, 24 y 25 de diciembre, que sería el día de la partida; alistamos todo para que el día de la llegada diéramos ejecución al programa que habíamos organizado para estas fechas.

Descargamos la camioneta en los salones de la Escuela Primaria Justo Sierra, en donde nos estableceríamos por tres días, una vez hecho esto, procedimos a elegir la pintura más adecuada para poder darle vida al plantel y de esta forma los niños puedan disfrutar de mejor forma su estancia en la primaria, para esto nos ayudaron personas de la comunidad y niños, que de forma muy alegre disfrutaron pintar cada rincón de su escuela primaria. Mientras pintábamos la escuela, las madres de familia prepararon comida para nosotros y nos llevaron líquidos para refrescarnos del sol intenso de aquél día.

Habiendo terminado de pintar la mayor parte de la escuela, recogimos la pintura, lavamos las brochas y guardamos todo en su lugar. En la tarde noche de el 23 de diciembre nos acompaño y ayudo a prender la fogata una señora llamada Dolores, quien muy amablemente nos hizo el favor de cuidarnos durante toda nuestra estancia en Piequexhimo… compartimos una noche alrededor de la fogata, entre voluntarios y el equipo de la Fundación Los Pilares de La Familia, A.C., en dónde tuvimos oportunidad de poder platicar sobre lo sucedido en el día y como poder mejorar o implementar un nuevo plan de acción en futuras ocasiones. El día 24 de diciembre fue un día lleno de miles de emociones, nos levantamos muy temprano para poder iniciar las actividades previstas para ese día, pero no sin antes recibir alimentos de las familias que nuevamente forma muy amable llegaron también desde muy temprano para poder darnos alimentos, café y té, que juntos compartimos en la fogata.

Tuvimos una pequeña reunión para dividir las actividades del día ya que teníamos programada una tarde llena de diversión para los niños y muchos regalos para ellos. Terminamos de hacer los aguinaldos que nuestras voluntarias Carolina y Ana Alanis llevaron para los niños y así completarlos con los otros que Aurora y Yadira personal de limpieza de Gin group, Adriana del centro operativo de Alcanfores regalaron para los niños. El siguiente paso y el más divertido fue organizar las bases de el famoso juego “Tesoros escondidos” en el que los niños ponen a prueba su destreza y compiten para poder ser ganadores de la misión en la selva, una vez organizadas las 7 bases, que equivalían a 7 pruebas en las que tenían que jugar, recibimos a los niños en punto de las dos de la tarde y dimos inicio a las actividades recreativas. Terminado el juego de tesoros escondidos les dimos una gran sorpresa a todos con los regalos que muchas personas donaron para esta festividad, agradecemos infinitamente a todos y cada uno de ellos que pueden llevar una sonrisa a través de un regalo que sabemos que con mucho amor entregan, es por eso que queremos destacar las donaciones de regaños navideños de Miss Kupa, el Colegio Alemán Alexander von Humboldt, Centro operativo Gin group Interlomas, la Arq. Carolina Raposo por todos los pares de zapatos, el C.P. José Luis Ramos quien donó las piñatas que más tarde en la cena de nochebuena romperían todos los presentes, la empresa Colgate por los juguetes de madera, y la pintura para las instalaciones donada por Home Depot.



Cuando finalizamos los juegos con los niños, las madres de familia se encontraban ya en la capilla de la comunidad preparando el festín para la noche, como se había planeado desde un inicio, entregamos desde temprano los insumos y fue así que nos ayudaron a preparar esta deliciosa cena; nuevamente las señoras nos alimentaron, levantamos los juegos, organizamos todo en su lugar y cargamos la camioneta con el resto de los juguetes con los que serían sorprendidos cada uno de los 250 invitados, aproximadamente. Llegamos a la capilla a las 8 de la noche, ayudamos con la logística de servir la comida a todos los invitados, no sin antes dar gracias a todos los invitados por acudir, por la confianza y calidez con la que fuimos recibidos. Una vez que todos disfrutamos de la rica cena y quedamos satisfechos, procedimos con la entrega de los regalos mismos que fueron recibidos con una enorme sonrisa y con gran alegría, el mejor pago que podemos tener como fundación es ese, la sonrisa de las personas. El día finalizó después de las 12 de la mañana del 25 de diciembre, no partimos sin antes entregar regalos a cada uno de los presentes, no todos tuvieron la oportunidad de acudir a la celebración de navidad, pero al día siguiente antes de irnos recibimos en la escuela primaria a aquellos que no pudieron asistir y les entregamos su correspondiente regalo. Queremos agradecer nuevamente a todos los que hacen posible esto, a los voluntarios que nos acompañaron en esta celebración, Ana Alanis, Juan Delgado, Carolina Ortega, al equipo de fundación conformado por Stephanie Sánchez, Gustavo Rodríguez, Doris Salinas y Karla Castillo que en cada ocasión entregan su alma y corazón a las personas de las comunidades.

#Uni2hacemosUno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *