Este sábado 9 de enero tuvimos la oportunidad de visitar a los niños de My Father’s House en Tulancingo, Hidalgo.

Estamos muy dichosos por el tiempo que pudimos pasar con ellos. Preparamos galletas y las decoramos, jugamos básquetbol y fútbol, rompimos piñatas, comimos juntos y abrimos regalos.

Sin embargo, el momento que más impactó nuestros corazones fue al final, cuando los niños de la casa dieron unas palabras de agradecimiento al chef que nos acompañó y nos ayudó en la preparación de las galletas.
Con esto recordamos que hay más dicha en Dar que en Recibir.

Gracias a los directivos de My Father’s House por darnos la oportunidad de convivir y ser grandemente bendecidos a través de los corazones de los niños.
https://www.facebook.com/casahogarMFH/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *